15 Consejos que te ayudarán a reducir tu consumo de electricidad

Publicado el: 6 Septiembre de 2020.
Acontecer Herediano.   
Tiempo de lectura: 5 minutos.

Cuida tu cartera y el medio ambiente.

El pago de electricidad es un dolor de cabeza para muchos costarricenses. (GettyImages)

1. Cambia a bombillas de bajo consumo.

Estas maravillas son baratas, fáciles de conseguir y te ahorrarán dinero a largo plazo. Antes eran muy feas, pero ahora puedes conseguir bombillas de bajo consumo de energía que son idénticas a las normales a las que estás acostumbrado. Las lámparas fluorescentes compactas son, probablemente, la bombilla más común que puedes conseguir, pero investiga un poco sobre cuáles son las mejores para tu casa.

2. Apaga siempre las luces que no necesitas.

Esto parece algo muy simple, pero ten la costumbre de apagar las luces cuando salgas de un cuarto. También apaga las que no estés usando, ¿realmente necesitas que la luz del techo y una lámpara estén prendidas mientras ves la tele? Si eres una de esas personas que es demasiado floja como para levantarse y apagar las luces que has dejado prendidas, ya no tienes de qué preocuparte. Hay unas cuantas aplicaciones diferentes que puedes conseguir y que te permitirán controlar las bombillas de tu casa con tu smartphone.

3. Considera comprar sensores de movimiento y atenuadores.

Instala algunos interruptores de atenuación en tu casa que ayudarán a ahorrar electricidad. También puedes comprar sensores de movimiento para luces exteriores o incluso para lugares como tu estacionamiento o baño.

4. Desenchufa los electrodomésticos que no estés ocupando.

A menos que estés usando directamente tu tele, lavadora, secadora, microondas, etc., desenchúfalo o interrumpe el paso de corriente en la pared. No dejes el cargador de tu teléfono enchufado cuando no lo estés usando, y apaga tu Wi-Fi durante la noche y cuando no estés en casa.

5. ¡Apaga tu tele!

Es muy fácil usar tu control para poner tu tele en modo de espera, lo que hace que la pantalla se ponga negra y deja esa pequeña luz roja prendida. Pero eso realmente no la apaga. Levántate y presiona el interruptor de la tele para ahorrar energía. Si tu tele no tiene un botón de apagado, desconéctala.

6. Busca electrodomésticos ahorradores de energía.

Los refrigeradores y lavavajillas antiguos consumen mucha electricidad innecesariamente. No tienes que ir a comprar algo completamente nuevo, pero, la próxima vez que pienses hacerlo, trata de encontrar unos que tengan una alta eficiencia energética.

7. Intenta cocinar muchas cosas a la vez.

Preparar la comida trae muchos beneficios para la salud, pero, ¿sabías que también te ayuda a ahorrar electricidad? Es mejor usar el horno y la estufa para cocinar un montón de cosas a la vez, en lugar de una por una, porque no tienen que volver a calentarse. Además, invierte en divisores de sartenes si es que quieres cocinar varias cosas al mismo tiempo. ¡Ahorrarás energía si usas solo una hornilla y también habrá menos que limpiar!

8. Y asegúrate de usar tapas mientras cocinas.

Si pones una tapa en cualquier sartén u olla que estés usando, el calor se guardará y podrás apagar la estufa.

9. Utiliza un calefactor solo cuando realmente lo necesites.

Si solo sientes un poco de frío, ponte un suéter y unos calcetines calientes. O consigue un calefactor portátil. Ahorrarás mucho dinero usándolo solo para cualquier cuarto en la que estés, en lugar de una calefacción central que caliente toda la casa. Obviamente, si vives donde hay un clima con inviernos muy fríos, esta no será una buena opción. Sin embargo, tal vez podrías buscar un termostato programable que puedas ajustar a una temperatura más baja por las noches, cuando puedes envolverte en cobijas y usar una cobija eléctrica.

10. Asegúrate de que tu casa esté aislada.

Si encuentras zonas alrededor de tus ventanas que se sienten particularmente frescas, puedes rellenarlas muy fácilmente con sellador. O contrata a un profesional para asegurarte de que realmente estás protegido. Te ahorrará un montón en aire acondicionado y calefacción a largo plazo.

11. Cierra tus cortinas.

Una vez que empieza a oscurecer, cierra todas las cortinas. Ayudarán a conservar el calor, especialmente si son gruesas. Y asegúrate de abrirlas a primera hora de la mañana. Dejar entrar la luz natural del sol calentará el cuarto y también evitará que tengas que prender las luces.

12. Envuelve tu hervidor de agua.

Si tienes un calentador de agua eléctrico, puedes comprarle una manta especial para conservar todo el calor o hacer una tú mismo. Esto impedirá las fugas, y usará menos electricidad para calentar el agua.

13. Lava tu ropa con agua fría.

Quedará igual de limpia, pero no desperdiciarás electricidad calentando el agua. También es mejor para tu ropa y evitará que se deslaven los colores.

14. ¡Deja de usar tu secadora!

Las secadoras gastan mucha electricidad. Si puedes, cuelga la ropa afuera al sol o en percheros en la casa. Guarda la secadora para cuando realmente la necesites y lo agradecerás en tu próximo recibo de luz.

15. Llena tu refrigerador y congelador.

Son más eficientes cuando están llenos. Entonces, si tienes un refrigerador gigante con solo algunas sobras y botes de helado, llena los huecos con recipientes con agua o bolsas de hielo. Puede parecer tonto, pero definitivamente te ahorrará electricidad.

Síguenos en nuestras redes sociales.

Somos la nueva cara del periodismo en Costa Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *